noviembre 15, 2017

El testimonio de una cristiana cubana por cuenta propia.

A partir del 1992 los cubanos acercados a la caída del socialismo en un país miserable vieron como el régimen castro comunista administraba la fe y decretaba que los cristianos  eran bienvenidos al experimento revolucionario, ateo y marxista. La engañifa prendió y de igual forma los creyentes podían ser revolucionarios, esto es militantes del único partido político existente, que por demás es comunista y por principios ateos. ¡La que se formó! Hasta los pioneritos se pusieron las vestimentas y los collares, la santería irrumpió en la sociedad del tal suerte que los cubanos, abrumados por un capitalismo que no nos toco,en los noventa , abrazaron la Santería pero también, llenaron los templos católicos y evangélicos en número tal que condujo a una adecuación del discurso político. Parafraseando al poeta “que forma más vil de torcernos”, hasta ahí llegados..., El Editor 

El cristianismo anárquico que reina en Cuba
Fruto de la intervención no divina, sino ‘revolucionaria’
Por: Luis Cino Álvarez .*
Hace varios días conversaba en una cafetería del Vedado con el pastor Manuel Morejón cuando una mujer de unos 50 años que compartía la mesa con nosotros, al escuchar que hablábamos de religión, intervino abruptamente en la conversación para patentizarnos su decepción con las iglesias. Con todas, sin excepción.
Dijo que todas mienten, malinterpretan y pervierten la palabra de Dios. Para ella, que se mostraba más apegada al judaísmo que Abraham y Moisés juntos, Dios no es Jehová, ni siquiera Yahvé, sino el nombre impronunciable. Y su hijo Jesús para ella es Joshua, nada de Cristo. En vano le explicamos que toda esa confusión de nombres se debía a las traducciones del hebreo al griego y al arameo en que aparecieron los primeros textos bíblicos. Mientras más tratábamos de explicarle, más se enardecía.
Nos dijo que, empezando por la Iglesia Católica —que considera “es la peor, la más falsa y manipuladora, la Gran Ramera”—, ha pasado por todas las iglesias cristianas, y ha quedado defraudada porque, según afirmó, “están llenas de mentirosos e hipócritas” y en ninguna ha hallado respuestas que la satisfagan.
Te dominan, te utilizan. Pertenecer a una iglesia es como estar en el Partido Comunista”, aseguró.
Habló horrores de los testigos de Jehová, del Vaticano, de los pastores que pertenecen al Consejo de Iglesias como Raúl Suárez, Ricardo Pereira y Odén Marichal, que asegura están solo interesados en recibir prebendas del Gobierno, donaciones de iglesias norteamericanas y en viajar al exterior.
Ahora es una especie de cristiana por cuenta propia, totalmente independiente, que se nutre directamente —no explicó cómo lo consigue— de las fuentes originales, “para que no le distorsionen las cosas”. Solo que eso la convierte prácticamente en una feroz fundamentalista. Tan furibunda parecía estar la señora en la mesa de aquella cafetería.
He conocido a varias personas así. Mi amigo el pastor Morejón atribuye su existencia a lo que llama “el cristianismo anárquico” que reina en Cuba, debido a la carencia de pastores con una formación adecuada.
Culto Evangelico de Accion de Gracias
por la Revolucion cubana
Recordemos que en los primeros años del régimen revolucionario, muchos sacerdotes y pastores fueron obligados a marcharse del país. Sus puestos al frente de las iglesias los ocuparon personajes que por entonces eran seminaristas y que fueron domados en las UMAP, como Jaime Ortega y Raúl Suárez, que resultaron ser mejores servidores del régimen que de Dios.
En las tres últimas décadas, luego de que el régimen se decidiera a permitir las creencias religiosas, ha aumentado el número de santeros, católicos y evangélicos. Es lógico: en tiempos de crisis y desesperanza, los humanos, en busca de ayuda, se vuelcan a la religión.
La religiosidad de los cubanos, que durante décadas tuvo que esconderse o camuflarse debido al ateísmo de Estado, ahora se exhibe multiplicada. Cada vez se ven más iyabós y personas con collares y la mano de Orula, hay colas para consultarse con los babalaos, se han vuelto a llenar las iglesias católicas, los niños se bautizan, las bodas por la Iglesia son más frecuentes, y la gente no se oculta para decir, incluso en la TV, “gracias a Dios” o “si Dios quiere”.
Más que la Iglesia Católica, han crecido las distintas denominaciones evangélicas: Bautistas, Pentecostales, Metodistas, Adventistas del Séptimo Día, Nazarenos, etc. Desde hace más de un cuarto de siglo, sus templos brotan por doquier y se abarrotan, especialmente los domingos.
Abakuas desfilan en La Habana
Foto de E Leal
En muchos de esos templos suelen usar prácticas carismáticas de tipo efectista. Hay quienes aseguran poseen el don de sanar con las manos y algunos caen en trance, se retuercen y hablan en lenguas, dicen que poseídos por el Espíritu Santo. Es la versión cristiana de los muertos montados en los toques de santo: un particular aporte del evangelismo cubano postrevolucionario.
Los fieles de estas iglesias, mayoritariamente, son personas pobres, de poca escolaridad y provenientes de zonas rurales. En manos de pastores con una pobre capacitación, y a veces improvisados, que no pasan más allá del recitado de algunas citas bíblicas mal aprendidas, esas personas se fanatizan y se llenan de confusiones, aterrados por la proximidad del fin de los tiempos. Muchos, si no consiguen la solución de sus problemas, terminan por desencantarse y emigrar a otras iglesias.
También pueden convertirse en francotiradores de la fe, como la mujer de la cafetería y otros tantos exaltados místicos que andan por ahí, listos para el siquiatra.
Fuente: Cubanet
*Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo, Cuba. E-mail: luicino2012@gmail.com

noviembre 10, 2017

“Dios no entra a mi oficina”. Un libro testimonial sobre las unidades militares de ayuda a la producción (UMAP).

Por Eduardo Martínez Rodríguez.*
Acabo de leer un libro digital (que nunca ha sido impreso en Cuba) escrito por una persona que estuvo en en las famosas UMAP y sufrió toda la cruenta ignominia de aquellos rigurosos campos de concentración nazi-castristas. Se trata de un testimonio de aquellos días confeccionado por Alberto I. González Muñoz entre 1994-95, llamado Dios no entra en mi oficina. Fue publicado por la Editorial Bautista (agmseb@enet.cu) inicialmente en el 2003 y ha sido revisado periódicamente hasta su séptima edición del 2015 de la que hablamos.
El autor alega en la introducción que no quiere que se interprete este material como documento acusatorio contra el régimen de los Castro, pero no hay más que leerlo para indignarse contra las muchas atrocidades y arbitrariedades que cometieron, causando gravísimos daños en la sociedad hasta el día de hoy.
El libro recuerda los testimonios escritos sobre los campos de exterminio nazi, aunque en las UMAP no existieron crematorios ni cámaras de gas.
En las UMAP se pretendía, a través del trabajo forzado, el cambio obligado de los religiosos, los homosexuales, y todos aquellos quienes fueran considerados estorbos a la revolución. Existieron, para horror de muchos, un poco más de dos años, entre 1965 y 1967, en alejados parajes camagüeyanos.
En las páginas pude hallar los nombres de varios religiosos que fueron enviados allí, humillados, calificados oficialmente de lacra social debido a sus creencias, maltratados y obligados a laborar dieciséis horas al día o más cortando caña.
Me asombra que personajes como el cardenal Jaime Ortega Alamino, tan cuidadoso y complaciente con el régimen, quien hace unos años ordenó la extracción a la fuerza de protestantes pacíficos dentro de una iglesia habanera pues ellos, los católicos, fuera uno de quienes recibiera patadas por el trasero y empujones en las UMAP precisamente por ser religioso.
También está el reverendo Raúl Suárez, muy visible hoy con personeros del gobierno, anfitrión muy amistoso con las delegaciones de los Pastores por la Paz, y quien ha levantado un emporio autorizado en 100 y 51, en Marianao.
Raúl Suárez estuvo en las UMAP, durmiendo, junto a otros muchos religiosos, en un duro suelo de tierra, en hamacas más tarde, y después de meses, en literas maltrechas, levantándose a las cuatro y treinta de la madrugada, aún agotados por la jornada de labor, para acudir forzosamente al campo donde permanecerían en ocasiones hasta pasada la medianoche, cortando y alzando caña a mano.
¿Tendrán mala memoria o miedo a perder lo que han logrado?
* Escritor cubano residente en La Habana. Es Licenciado en Historia Universal por la Universidad de La Habana y especialista en Historia de Cuba. Habla varios idiomas. Tiene diez libros publicados en Freeditorial.com (Libros de e-MARO) y más de otros treinta escritos inéditos, en especial novelas basadas todas en la actualidad cubana. Se gana la vida como taxista independiente. E mail: eduardom57@nauta.cu

noviembre 03, 2017

Las vergonzosas relaciones entre la Iglesia y el Estado en Cuba, una introducción.

Por: Eloy A González.
Nada ha estado tan plagado de mentiras, omisiones e informaciones sesgadas como las relaciones y contradicciones, las luchas y los enfrentamientos que han existido y aún existen entre la religiosidad y los desplantes ideológicos de la dictadura que gobierna en Cuba. Una situación que se estableció en una sociedad asaltada por una camarilla de facinerosos que, imbuidos por una doctrina, creyeron que lo mejor era  asumir la ideológica del comunismo y practicar el enfrentamiento y la vileza con la iglesia,- y de paso-, hacerlo por igual con otras formas de religiosidad si estaban o  aparecían en el camino desdichado de la construcción del socialismo en Cuba. 
Fuimos sorprendidos por una revolución y esto nos condujo a un arriesgado devenir del cual, como régimen despótico al fin,- prolongado y cruel-, nos aflige aun. Fui como muchos jóvenes testigo y protagonista de eventos que podían enriquecernos o humillarnos, elevarnos o asfixiarnos; sin que mediara tiempo alguno para la reflexión y las decisiones. En todo esto las iglesias participaban y participan en un rito de aceptación, colaboración y abandono. Hemos sido, muchos sin proponérnoslos,  parte de un empeño de maridaje y canallada de una buena parte de instituciones e individuos que han preferido caminar con el rostro cubierto, en engañifas y conjuras roñosas para ver como un régimen da cuenta de la espiritualidad, en tanto que menoscaba la libertad y desprecia el derecho.
Muchas de las ideas que me han acompañado en estos y otros muchos artículos que no caben en este libro es la certeza de que viví y aún vivo una experiencia que me supera y ha sido  parte de mi vida y de mi entorno. Los jóvenes que fuimos parte de esa iglesia sorprendida  sabíamos que ésta no estuvo ajena a lo que ocurría cuando la dictadura se establecía y daba cuenta de ella, la tiranía que llegaba no nos era extraña pero no fue del todo considerada. Preferimos las ideas de que había un lugar y un margen de sobrevivencia y testimonio de lo cristiano en el escenario que  establecía la revolución…, avasalladora y triunfante.
En este contexto la iglesia  se estremecía en un estado de crispación, con eventos que suponían enfrentamientos e intolerancias. Un grupo de jóvenes preocupados por lo que debía ser el testimonio en tales circunstancias y apremiados por el contexto casi obligado de militancia política que nos absorbía, consideramos que una lectura sobre la responsabilidad social del cristiano podía explicar y mostrar lo que de justo tenia también los principios sociales de los evangelios.
Durante mucho tiempo mis relaciones con las personas de denominaciones religiosas variadas, proclives o no al régimen, y las no pocas experiencias en las relaciones personales que asumía en mis desempeños profesionales hacia que mi visión de la religiosidad fuera difícil en tanto que genuina. De mi creciente conocimiento de las relaciones que se establecían entre individuos e instituciones religiosas  afines o no al régimen, podía conocer muchas veces de primera mano los aspectos más ruines y desconocidos  de esta relación entre lo religioso y el régimen despótico  que sé había asentado. Estas componendas indecorosas han sido las dedicaciones veladas de una satrapía que consiguió establecer un poder casi omnímodo en Cuba. 
Nada hay más abyecto, tenebroso y desconocido como las vergonzosas relaciones entre las iglesias, instituciones religiosas e individuos con la dictadura entronizada en el poder. Los  compromisos, colaboraciones y mezquindades con las que participaron y participan para con los intereses de la satrapía, se han establecido  por medio de los lúgubres y eficaces mecanismos de delación, colaboración, chantaje y el mecanismo perverso  de premios – castigos que estable su sistema represivo. Nunca sabremos cuanto fue de desalmado, criminal y efectivo estas astutas acciones.
Siempre me acompañó la idea de que escribir,- y por lo tanto exponer realidades tan complejas-, permitirían acércanos a tan sombríos desempeños donde estaba en juego cosas tan interesantes y animadas como la espiritualidad, el buen hacer y el bien común. Escribir me llevó a participar en un audaz proyecto editorial que apenas duro dos años y que terminó absorbido por estos mismos mecanismos que hacían aparece, dedicaciones audaces, con la misma celeridad con que desaparecían. Todo esto por las dedicaciones sórdidas de los partícipes y la mano diestra de los que, siendo parte de caliginoso escenario, decidían que se hacía y que no.
Cuando participé activamente en la oposición al régimen, un proyecto editorial, está vez bien calculado por los riesgos que conllevaba, casi alcanzó sus propósitos cuando teníamos los medios para comenzarlo, pero una delación puso fin a esto y acabamos detenidos. 
En el exilio parece que todo se hace fácil y que no hay lugar para la desidia y el engaño. Siendo así me propusieron ser parte de un empeño que buscaba crear una página web general de temas cubanos para lo cual escribiría sobre un tema en particular. Muy pronto, estando en Miami, de la nada me convertí en un reportero en una ciudad donde es notorio el número de personas mejores capacitadas y que podían hacer aquel trabajo; hice lo que pude. De regreso a Texas esta página web ya funcionando tuvo una vida efímera y desapareció de la red como desparecen tantas páginas de temas cubanos.
Fue entonces cuando, apremiado por comunicarme y buscando la manera de exponer mis ideas en aquellas áreas que habían marcado mi vida, me sumé en el año 2005 a la creación y participación de un blogs personal alojado en un servidor con escaso alcance pero que me permitió aprender cómo hacerlo y como comenzar a usar los instrumentos para dedicarme a este trabajo lo mejor posible.
La edición de blogs comenzó por el año 1994 pero en los primeros años del siglo tienen un repunte tal al disponer los blogueros de mejores herramientas de alojamiento. Existen diversos procedimientos para publicar blogs. Por ejemplo, el uso de algún tipo de software basado en navegador, es hoy en día un aspecto común del blogging- bloguear. Bloguear y hacer uso de otras herramientas,- en concreto permalinks, blogrolls y trackbacks-, permite llevar un seguimiento de lo que publicamos y de los que nos interesa de otros. Descubrí que podía escribir sin que nada ni nadie pudiera limitarme; podía también recibir e intercambiar información, pero sobre  todo, hacer a otros participes de mis espacios en los blogs que publicara, y lo más importante, podía dar espacio y diseminar información enviadas desde Cuba sobre  temas que me interesaban. 
Fue así que comencé a editar tres blogs de los cuales, el Blog Religión en Revolución constituyo una de las experiencias más interesantes y aleccionadoras. 
No fue esta la única experiencia creativa. También en el año 2005 comencé una colaboración con un periódico local, Panorama de Nuevos Horizontes, que publicaba dos ediciones semanales con artículos de temas variados. Pero la experiencia de bloguear se convirtió en una dedicación tal que hasta ahora me acompaña.
El Blog Religión en Revolución comenzó el 19 de septiembre del 2005 cuando  se publicó el primer post con un artículo de Félix Varela y el sugestivo título de “Bombas habaneras’. Arriba en el encabezado y presentación del blog puede leerse: En Cuba y en Revolución; una aproximación para comprender de una forma lo más integral posible: el cristianismo, la religiosidad y la espiritualidad del cubano bajo una dictadura prolongada. Inside Cuba and inside the Revolution: the closest possible approximation to understanding integrally the following: Christianity, the religious life, and spirituality of the Cuban people under a prolonged dictatorship. Esto fue suficiente. 
La primera experiencia edificante se produjo en diciembre del 2005 cuando recibí un mensaje por correo electrónico de un pastor radicado en los EEUU que daba cuanta de un hecho de hostigamientos, y amenazas a una pequeña iglesia en un remoto poblado rural de la región oriental de Cuba. Se trataba de unas amenazas reales a una iglesia en Yamaniguey, Moa Holguín, que sería destruida por las autoridades tal y como había ya ocurrido años antes. La información la publiqué de inmediato y a las pocas horas se comunicaban por correo electrónico personal de Christian Solidarity Worldwide (CSW) pidiendo información adicional y asegurando que en poco tiempo sus emisoras de radio afiliadas estarían dando la noticia. Les di la dirección electrónica de la persona que dio la información y los datos de la comunidad religiosa de Yamaniguey así como de la Convención Bautista de Cuba Oriental a la que  estaba asociada la iglesia. Dos días después las autoridades del gobierno daban marcha atrás a sus planes.  [1]
Durante 10 años las páginas del Blog han dado espacios a denuncias, testimonios personales de represión, informes sobre libertad religiosa, aspectos históricos de las iglesia en Cuba, etc. Informaciones que superaban la corrección política y aseguraba a muchos en Cuba que disponían de un espacio para dar a conocer sus ideas y propósitos.
Poco tiempo después de comenzar las publicaciones en el Blog encontré  una relación de Blogs, en Blogs sobre Cuba, donde siguiendo un análisis de Emezeta están los mejores Blogs de temas cubanos; allí  aparece “Religión en Revolución”.
Por el año 2006, cuando apenas se consideraba el fenómeno de los Blogs, menos aún los de temas cubanos, apareció un artículo en la red titulado: Blogs Cuba: identidad atrincherada. En este artículo de la Ms. Milena Recio, funcionaria cubana invitada a un evento internacional, señalaba a este Blog de forma crítica en estos términos: “En el ámbito de la blogosfera se constatan también estas expresiones de enfrentamiento político. Se encuentran bitácoras como Religión en Revolución, cuya presentación bilingüe…, Entre los textos posteados en ese blog se encuentra lo que podría interpretarse como un desafiante e irresponsable análisis acerca de las circunstancias políticas….,”.[2]  
En el texto la funcionaria cubana, se refiere a este Blog, junto a los blogs: Thoughts about Cuba y Medicina Cubana. Fue éste un claro mensaje del régimen sobre lo que opinaba de la que se ha dado en llamar blogosfera cubana.
Asumir el tema de la religiosidad del cubano en relación a la revolución y el socialismo es de todo punto de vista controversial y complejo. Es un desafío tal que supera cualquier expectativa; es adentrase en un pantano donde la iglesia y el régimen conviven. De lo que se trata es de una extraña y siniestra  asociación de intereses miserables, corruptelas y desmanes donde la honradez ha sido desplazada. Es sobre todo una historia que, lamento decirlo, nunca será contada. Los intereses, las complicidades y la indignidad de los compromisos hacen que la honestidad y la dedicación al conocimiento de la verdad sean un empeño cerril y comprometido.Estos artículos, que no son todos, es una  selección más que nada de notas que buscan aproximarnos a un tema: el de la religiosidad del cubano, la iglesia y las relaciones con el régimen de oprobio que hemos vivido por largos años. Son temas que muchos soslayan para los cuales solo hay las desvergüenzas de muchos y  el silencio de los cómplices.

Nota del autor: Este articulo corresponde a la introducción al libro: “Notas sobre la religiosidad del cubano bajo una dictadura prolongada” de mi autoría. El libro en cuestión puede ser adquirido  haciendo CLICK AQUÍ , en Amazon y en Barnes & Noble.





[1] Solano, A. R. (2006, January 25). ¿Qué ocurrió en torno a la Iglesia Bautista de Yamaniguey en Cuba? Retrieved July 16, 2017, from http://religionrevolucion.blogspot.com/2006/01/qu-ocurri-en-torno-la-iglesia-bautista.html
[2]   Recio, M. (2006, May 13). Blogs Cuba: Identidad atrincherada. Segunda parte. Retrieved July 16, 2017, from https://enlaces.wordpress.com/2006/05/13/blogs-cuba-identidad-atrincherada-segunda-parte/

octubre 22, 2017

Detención arbitraria de un destacado miembro de la Iglesia Emmanuel en Santiago de Cuba por facilitar que la Iglesia funcione un su propiedad.


En el Blog Religión en Revolución durante mucho tiempo hemos informado y denunciado las veces en que la Iglesia Emmanuel del Movimiento Apostólico en Santiago de Cuba así como el pastor Alain Toledano y su familia han sido objeto de toda suerte de actos de acoso, hostigamiento y violaciones sistemáticas del sus derechos así como el ataque a la libertad de religión. La iglesia ha sido destruida en dos ocasiones y han tenido que continuar prestando sus servicios religiosos a sus feligreses en condiciones muy difíciles. Esta vez los agentes del régimen Castro comunista, la han emprendido contra Rudisbel Rivera Robert miembro de la Iglesia Emmanuel del Ministerio Apostólico porque este permite que la iglesia se reúna en el patio de su casa que es de su propiedad. Cuando recibimos esta nota del pastor Toledano; Rudisbel Riveras se encuentra detenido  de manera arbitraria asiendo objeto de interrogatorios y sobre él pesa la acusación de desorden público. Esta es la nota que recibimos  del pastor Toledano Valente.
Citado por la policía, conducido y detenido.
Acaba de llegar a nuestra casa Geidis Sarmiento, la hija espiritual  dueña del terreno donde la iglesia Emanuel, que pastoreamos mi esposa  y yo se congrega, para informarnos que al llegar del trabajo le habían dejado una citación de la policía a su esposo, Rudisbel Rivera Robert, también nuestro hijo espiritual, para que se presentase en la Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de la localidad en Micro 3.
El pastor Alain Toledano se dirige a la feligresía
de la iglesia destruida por las autoridades del régimen.
Al presentarse le fue comunicado que quedaba detenido, y que sería conducido a la 4ta unidad más conocida en la Ciudad como la Motorizada. En este momento, nuestro hijo  Rudisbel Rivera Robert está detenido en este tenebroso lugar, siendo sometido a interrogatorio por el supuesto delito de desorden público. Esta es la tercera vez que él es citado y sometido a interrogatorio, donde todo dialogo tiene nombre y apellido, Alain Toledano Valiente y la Iglesia Emanuel que se reúne en su patio para Alabar y Glorificar a Jesús, nuestro Dios y Salvador.
Todo esto es debido a que mañana la iglesia Emanuel cumple 18 años de fundada, y tenemos actividades programadas, y como todos los años, el régimen comunista de Cuba, enemigo de toda Justicia, Amor y de Dios, arremete nuevamente contra la iglesia y mi persona, ahora, con la macabra maniobra de apresar e intimidar con presiones al dueño de la casa para que nos despida de su propiedad.
Denunciamos la arbitraria detención de Rudisbel Rivera Robert, y exigimos su liberación inmediata. Denunciamos una vez más al régimen de los Castros, que arremete constantemente contra la iglesia en Cuba y contra los hijos de Dios, y pedimos a todos los Organismos Internacionales exigirles a los comunistas en Cuba el Respeto de los derechos de cada ciudadano, sus derechos humanos y civiles, el derecho a la libertad religiosa en Cuba, y detener el racismo, la persecución, la discriminación y todo el crimen contra la humanidad que cometen a diario contra el pueblo cubano. A todos nuestros hermanos en el mundo entero, pedimos oración por la libertad de Rudisbel Rivera Robert, y denunciar a todas las instancias estas violaciones contra la iglesia Emanuel y mi persona, orar por la paz de la Iglesia en Cuba,
 Shalom.

octubre 12, 2017

Una opinión del periodista independiente, Jaime Leygonier, sobre la Carta de S.E.R. Cardenal Jaime Ortega a propósito de la presentación de “Afrodita, ¡oh, espejo!”

He leído la  Carta de Mons. Ortega y Alamino, no supuse mal sobre el estilo rococó de abordar el tema.
Es verídico lo que afirma sobre que no debe confundirse a una deidad africana con la Virgen María de La Caridad. Pero que ello ocurra es responsabilidad de los sacerdotes y obispos católicos que no instruyen al pueblo sobre ese error.
Cuando las procesiones con una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, por toda Cuba, escribí que pudieron y debieron predicarle a Cristo a la gente que se acercaba a adorar supersticiosamente a la imagen. No lo hicieron, sino que voceaban, y era el primero su Excl. Rev.  Arzobispo Cardenal Jaime Ortega: ''Miren a la Virgen, miren a nuestra madre. La Virgen está contenta'' y otras sandeces opuestas a la doctrina de la Iglesia católica sobre el culto no idolátrico a las imágenes; doctrina que enseñaba yo a los niños, como catequista, cuando les decía: "Las imágenes no son un teléfono para hablar con Dios o los santos, son imaginación de un artista y nos recuerda a esos santos, que no están en las imágenes, como el busto de José Martí en la escuela, Martí no está en ese busto, pero lo respetamos".
Las procesiones contribuyeron no a “llevar al pueblo a Cristo por María", como decía su "slogan", sino que esa agua fue al molino de la Santería y de la Iglesia Pentecostal. Incluso, la imagen del santuario de El Cobre, que vestían de azul, hace algunos años le cambiaron el vestido a amarillo, que es el color que los santeros dedican a su diosa.
La propaganda estatal y el enajenación existente entre el pueblo y los sacerdotes, encastillados en su mentalidad de casta y de trabajar rutinariamente, hizo que la Iglesia perdiera el público que ganara en los años noventa, cuando dio esperanzas al pueblo en medio de la crisis ideológica del régimen. Ese público, desilusionado de la Iglesia, en gran medida por su concubinato con la dictadura, acudió luego a la Santería, por el atractivo de sus soluciones materialistas y mágicas y a la Iglesia Pentecostal. Además, la Santería depende de la Iglesia católica, pues exige el bautismo para sus iniciaciones.
Otros aspectos de la carta desmerecen, como el populista fraude histórico de "la Virgen Mambisa''. No pueden sostener esa mentira y criticar a una artista porque homologue a su diosa con María. Sería bueno si esta carta sirviera para que los sacerdotes no fomenten la idolatría a las imágenes e instruyan a los fieles. Pero...''cuando el Hijo del Hombre regrese, ¿acaso encontrara Fe?'' Lucas. 18:8
…., opino que Su Excelencia, debería escribir aclarando que se equivocó cuando, fingiendo ser un observador independiente, neutral y usando el prestigio de la Iglesia (que así la desprestigian); garantizo en el 2007 las ‘intenciones de cambio, muy serias’ de Raúl Castro. Pedir perdón a Dios y al pueblo por traicionarlos sirviendo de muñeco de ventrílocuo a los Castros y al canciller español Moratinos, cuando el gobierno de Zapatero hacia malabarismos por venderle al mundo que Castro cambiaba, derechito a una “solución como la del tránsito en España y que no debían presionarlo”, supongo, que escribió sobre algo cultural alambicado. Porque Su Excelencia nació fuera de época. No es para la Cuba de la Iglesia perseguida primero y sumisa, ahora; y menos de la época de los primeros cristianos. Necesita un Luis XV y una Madame de Pompadour a cuyos pies derramar mieles con la cara empolvada. Dios tenga misericordia de él y le dé por convertirse de su idolatría al dios-miedo, al Estado.
Jaime Leygonier.

*Periodista independiente cubano. Ha colaborado con la agencia de prensa independiente Hablemos Press y sus notas aparecen en distintos sitios de internet sobre temas cubano. E-mail: jaimeleygonier@gmail.com

octubre 05, 2017

“Afrodita, ¡oh, espejo!” Las pasiones desatadas entre Changó y la Virgen de la Caridad del Cobre por cuestiones de celos.

Está servida la polémica en Cuba con la puesta en escena de una obra: “Afrodita, ¡oh, espejo!, de la coreógrafa Rosario Cárdenas. Las opiniones del Cardenal Jaime Ortega y Alamino ponen en perspectivas las complicadas relaciones entre la Iglesia Católica Cuba y la Santería. El sincretismo, el folclorismo, los intereses económicos, el erotismo y la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre. De este documento ya se dice y se dirá mucho, hasta tanto lo incluimos aquí de manera íntegra para que los lectores tengan todos los elementos, y si opinar se trata,  pueden enviarnos sus colaboraciones.

Por S.E.R. Cardenal Jaime Ortega

26 de septiembre de 2017.
De toda mi consideración:
A la presentación de “Afrodita, ¡oh, espejo!”, obra danzaria en la cual, utilizando entes deificados por la santería, para desencadenar entre ellos pasiones afrodisíacas, se han referido en más de una ocasión los medios, que para la difusión de la propaganda de la obra, asumen al orisha ochún identificándolo con “nuestra Patrona”, la Patrona de Cuba, nada menos que en el contexto de una teomaquia, digna de los mitos griegos, en la que changó y ochún se enfrentan por celos.
En la sincretización que la santería en Cuba ha hecho del orisha ochún con la Virgen de la Caridad hay una crasa confusión como pasa siempre, cuando los pueblos sometidos de África que traían sus mitos propios, ven sólo una imagen nueva que no reconocen, pero les recuerda algún fetiche propio, en este caso de una diosa de la sensualidad y de pasiones amorosas, que ellos llamaban ochún, y aplicaron ese nombre a la representación artística de la Virgen María de la Caridad.
Que los pobres esclavos hayan sincretizado así su orisha es comprensible. Todo se comprende cuando la violencia de la opresión pone al ser humano en condiciones inhumanas de destierro y esclavitud. Que después estas creencias ancestrales, sincretizadas aquí, se hayan difundido al pueblo cubano en general, sobre todo en la segunda mitad del siglo pasado y hasta nuestros días, es poco afortunado y a menudo penoso. En esto ha intervenido progresivamente, y de modo lamentable, un marcado folclorismo de “lo cubano”, que abarca también otros ámbitos de la vida nacional, y en el cual se le ha dado a la santería un papel protagónico, teniendo al turismo como espectador y consumidor privilegiado. A esto se añaden intereses económicos espurios de quienes son capaces de crear modas a partir de la droga, del tatuaje, del uso de objetos metálicos incrustados en el cuerpo humano, de collares, de pulsos. Todo puede ser utilizado como negocio, desde la cría de chivos para sacrificios rituales, hasta la venta de paraguas blancos. Hasta aquí la realidad sociológica con sus muchas sombras.
Pero resulta inadmisible que la autora, coreógrafa, y directora de la obra teatral “Afrodita, ¡oh, espejo!”, diga ante las cámaras de televisión que la danza presenta las pasiones desatadas entre changó y nuestra Patrona por cuestiones de celos. ¿Hasta dónde vamos a llegar en la legitimación del absurdo, en este camino emprendido hacia el primitivismo?
La Virgen María de la Caridad, cuya imagen, que está en la Basílica de El Cobre, es la misma imagen que flotaba sobre las aguas de la Bahía de Nipe hace más de 400 años, la que fue encontrada por aquellos tres buscadores de sal de origen mestizo indocubano. Ya ellos estaban catequizados y reconocieron que se trataba de una imagen de la Virgen María que concibió por obra del Espíritu Santo a Jesús, el Hijo de Dios, a quien traía en brazos. Y en la tabla a la que estaba unida la imagen de María, se leía “Yo soy la Virgen de la Caridad”. Enseguida le rezaron con la oración del avemaría que ya habían aprendido y trataron de levantarle cuanto antes una capilla.
 Así comenzó la veneración de la Virgen de la Caridad desde los inicios de nuestra historia, cuando Cuba no era aún más que un esbozo como nación. Así la veneraron los esclavos de El Cobre, que, al rebelarse, alentados por el Padre Alejandro Ascanio obtuvieron su libertad del Rey de España, por cédula Real de 1801, es decir, mucho antes de la Guerra del 68. Ella es la Virgen mambisa que acompañó a nuestros libertadores en la manigua. A los pies de la Virgen de la Caridad fue el Ejército Libertador y a su frente el General Agustín Cebreco, enviado por el Mayor General Calixto García, a celebrar la independencia de Cuba con una misa, cuando el alto mando norteamericano no permitió que las tropas cubanas desfilaran junto al Ejército norteamericano al caer la Plaza de Santiago de Cuba al final de la guerra. Esos mismos veteranos pidieron después, en carta escrita al Papa Benedicto XV, que declarara a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, y así lo hizo el Santo Padre. 
Luego, ni por razones propias de la fe cristiana, ni por razones de similitudes teológicas inexistentes, ni por razones históricas, la advocación de la Virgen de la Caridad, que hace presente a la Virgen María, modelo de amor puro, de Virgen y de Madre, puede ser comparada con el orisha ochún, que es diosa de pasiones sexuales. Comprensible la confusión, repito, en aquellos pobres africanos esclavizados, pero no es admisible en un cubano culto del siglo XXI, aún menos para difundirlo de ese modo, con el título con que nuestro pueblo y el Papa Benedicto XV la han honrado: Patrona de Cuba.
Si se quiere homenajear por simpatía religiosa, por gustos artísticos o por entrar en la corriente folclorista a la moda, al orisha ochún, eso depende de la decisión y el gusto de un autor, pero no se identifique a este ente mágico con la Patrona de Cuba, lo cual constituye, además de un absurdo histórico, un pecado patriótico.
_________________________
Cardenal Jaime Ortega Alamino

P.S.: La publicación de esta carta sería un buen paso para superar ciertos males.

septiembre 24, 2017

Un culto cristiano interdenominacional en el poblado de El Cristo, Stgo de Cuba, es interrumpido por funcionarias del régimen que amenazan con prisión al pastor oficiante.

Fieles y pueblo se imponen ante funcionarias comunistas.
Un culto cristiano inter confesional que se celebraba el día 15 de septiembre del 2017, en el poblado de El Cristo en la provincia oriental de Santiago de Cuba, fue objeto de un intento de prohibición e interrumpir, del servicio religioso, en la plaza central del poblado por parte de dos funcionarias del régimen Castro comunista. Esto fue evitado por los fieles allí congregados y el pueblo que se sumó a la protesta ante las exigencias de las funcionarias.
El intento de interrumpir el servicio por parte de las funcionarias Odalys y Masotó, quienes llegaron enojadas y les arrebataron el micrófono a los líderes que dirigían el servicio no progresó ; dice la fuente que habían pedido permiso para este culto. La información la ofrece el comunicador José A López Pina de la UNPACU local. Uno de los pastores asistentes, Marlín Vázquez Pérez ofrece su testimonio en el video que a continuación incluimos.
El principal organizador del culto, el pastor Ernesto Lora, se le entrego una advertencia y se le dijo que de hacerlo de nuevo iría a prisión. A continuación el VIDEO
Fuente: UNPACU y Cuba Democracia y Vida

septiembre 10, 2017

Notas sobre la religiosidad del cubano bajo una dictadura prolongada.

Notas sobre la religiosidad del cubano bajo una dictadura prolongada.
Por Eloy A González.

El presente libro es una selección de artículos sobre la influencia de la Revolución y el Socialismo en la vida espiritual del cubano.

Artículos que fueron publicados como blog posts, entradas, en el  Blog Religión en Revolución. También aparecieron en otros sitios webs de temas cubanos. Las páginas de opinión del periódico Panorama de Fort Worth, Texas recogieron la mayoría de estos artículos.
Muchas de las ideas expresadas en estos artículos revelan  la certeza de que viví y aún vivo una experiencia que me supera y ha sido  parte de mi vida y de mi entorno.
Estos artículos, que no son todos, es una  selección más que nada de notas que buscan aproximarnos a un tema: el de la religiosidad del cubano, la iglesia y las relaciones con el régimen de oprobio que hemos vivido por largos años. Son aspectos que muchos soslayan para los cuales solo hay las desvergüenzas de muchos y  el silencio de los cómplices.

El libro: Notas sobre al religiosidad del cubano bajo una dictadura prolongada puede ser adquirido en la tienda online de Lulu Press. Tambien puede adquirir el libro en la tienda online de Amazon y Barnes & Noble. En fecha próxima estará en venta en Ingram.

Haga CLIC AQUÍ para comprar el libro o en: Support independent publishing: Buy this book on Lulu.
Si no lo va a comprar al menos dele Likes (me gusta)  en la páginas de compra o compártalo en Facebook o Twitter.

agosto 30, 2017

Maria Juárez, una mujer dichosa.

Hace algunos años en ocasión del paso del huracán Rita por el Sur de  Texas y las consecuencias inmediatas de este evento, escribí este articulo para un periódico local del norte de Texas motivado por el testimonio de esta mujer inmigrante mexicana que ayudaba a los que evacuaban de la zona de Houston y Galveston. Miles de personas estuvieron entrampadas por varios días en la I-45, pero al menos se dio una orden de evacuación y las personas buscaban áreas al norte más seguras. Sabemos que este huracán golpeo fuertemente a Galveston pero las consecuencia no fueron como ahora vemos en Houston y zonas aledañas con el paso del huracán Harvey. Es por eso que incluimos este artículo ahora como post.
Maria Juárez, una mujer dichosa.
Por Eloy A González.
“Salid a encontrar al sediento; llevadle agua…, socorred con pan al que huye”
Isaías 21: 14
Formamos parte de una gran nación, vulnerable como puede ser cualquier conglomerado humano; sujetos como estamos a convertirnos en objetivos de las fuerzas del mal que en su momento descargaron su odio sobre la ciudad de Nueva York. Ahora lo vulnerable vuelve a ser realidad; un doble y secuencial torbellino trastornador ha convertido la costa del golfo de los Estados Unidos en el imperio de recias y poderosas aguas lanzadas por el viento  que se hace furor y espanto.
Me refiero a los poderosos huracanes que han azotado la costa sur de los Estados Unidos en los últimos días, con potencia arrolladora y resultados catastróficos pocas veces vistos. Sus nombres, lo de estos huracanes tropicales que vienen a golpear la vastedad de estas tierras nos resulta harto familiar: Katrina y Rita. Los efectos que han producido estos dos huracanes son de un quebranto de tal magnitud que hoy de forma directa e indirecta afecta toda la Nación.
El huracán Katrina, dejo a la ciudad de Nueva Orleáns desolada, abandonada y convertida en un lodazal de aguas putridas y mustrario de detritus de una civilizaron que habiendo sido azolada solo muestra su desnudez, sentido de vacío y soledad de húmedo desierto.
Evacuación de los habitantes del Houston hacia el norte
del Estado por la I-45, cuando el huracán Rita (2005)
Cuando el huracán Rita se acercaba a las olas costas de Texas, un estremecimiento colectivo se apodero de todos; las imágenes de la muerte, la devastación y el caos, producido por el huracán que le antecedió, hizo que los moradores de las zonas que serian afectadas por este poderoso huracán tomaran de forma rápida y resueltas conciencia del peligro que se les venia encima. Las casas fueron cerradas, las conciencias fueron conmovidas.
En esta ocasión hubo muestras de actuar profesional, actitudes resueltas e inteligentes y sobre todo, conciencia ciudadana del peligro, y responsabilidad de la gente a la hora de escuchar y tomar decisiones que a tantos podían afectar.
Los moradores de ciudades que podían ser desvastadas, se lanzaron en frenética salida a lugares seguros y alejados del peligro. Millones abandonaron las ciudades habitadas y estas quedaron como desiertos, asombro y temor evidente había en los rostros de aquellos que manejaban horas por la Autopista I-45 buscando un lugar seguro. La ciudad de placentero deleite como Galvelton con sus soleadas playas, y la populosa Houston, vieron sus habitantes esparcidos por las amplias autopistas. Ciudades de gozo y laboriosidad fueron oscurecidas por el temor. La Nación de nuevo se mostraba conmovida y expectante.
Los millones de habitantes en sus autos llenaban las autopistas que salían hacia el norte y el tráfico adquirió la categoría de infierno de lento andar. Algunos no les alcanzo el combustible, a otros los alimentos que llevaban, los mas no les alcanzó la paciencia necesaria para manejar durante mas de 20horas en ocasiones. Hambrientos sedientos y ansiosos, miles se convirtieron en una población que se movía con lentitud dramática.
Hay actos en estos días que hacen que muchos inclinen el ánimo, y fomenten las más nobles virtudes en eso de compadecerse de los trabajos, miserias y angustias ajenas. Un anciano cubano de 88 años, muy cerca de la muerte, en sacado del lodo por un joven nicaragüense en la Ciudad de Nueva Orleáns, trasladado a Dallas, es recibido y cuidado por una familia hondureña. Seres irreconocibles por los demás y ajenos en medio de la tribulación y participes de la pobreza, hacen de su generosidad gestos simples. Dios pone en los corazones de los sencillos, abundante misericordia.
La Autopista I-45 camino al norte y buscando la ciudad de Dallas, se convirtió en un escenario proclive a las más amargas tribulaciones. Hambre, sed, tristeza por los bienes dejados atrás, impotencia por la lentitud, y temor a verse sorprendido por la tormenta que se acercaba en medio de las desprotegidas y congestionadas autopistas. Ese fue el escenario real.
En medio del caos, la desesperación, una mujer de origen mexicano de nombre Maria Juárez, se hace presente allí, donde están los menesterosos del momento, en un pequeña “troca’, y ha viva voz les ofrece a los desesperados aquellos, agua y comida caliente.
Conversa, se detiene en cada uno y les orienta las posibilidades de albergue mas cercanos. Por momentos recuerdo unas palabras leídas, esas que tanto se repiten; dichosos los misericordiosos, esos los que como Maria salen en busca del sediento. Les lleva agua a los niños y socorre con pan a los que huyen. Allí en la extensa autopista I – 45 se produjo el milagro de la misericordia.
La imagen de Maria, dando de beber a los sedientos, y alcanzando un plato de comidas a los hambrientos. Las palabras suaves en el hablar, su sencillez de gestos, me hizo pensar de nuevo en que algo de eso he leído también, creo que dice así: tuve sed y me diste de beber, tuve hambre y de diste de comer…’; no alcanzo a entender mas nada. Tal vez no recuerdo, o no quiero recordar.
Cuantos contamos con tiempo, y no practicamos la misericordia, cuantos tienen la bendición de ser jóvenes y llenos de energía, y no tienden la mano a los necesitados; cuantos tienen tantos bienes que bien pueden compartir, pero no alcanzan a los necesitados en un momento dado, como esos de la autopista i-45.
Tengo mala memoria, pero ahora si recordé algo que leí y quiero compartirlo con ustedes: Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia”. ¡Ahora si la cita esta completa. Pienso si Maria Juárez en algún momento de su Vida llego a leer, o leerá esta palabra, las de la cita claro.

©2005

agosto 21, 2017

Iglesia: Política “del avestruz” y de “la caja del gato” Segunda Parte

Esta es la segunda parte del testimonio y descargo del periodista independiente Jaime Leygonier. El autor envió este documento sin tener respuesta alguna. La nota al editor y director de Palabra Nueva por si se explica y la incluimos aquí como introducción a este post:
Sr. Director de la Revista “Palabra Nueva”, Dr. Roberto Méndez Martínez, Editora Jefa, Yarelys Rico Hernández. E mail: palabranueva@ccpadrevarela.org
Le envió borrador de trabajo, en dos partes, sobre problemas de la Iglesia, no resueltos pese a peticiones de años. Uno los involucra a ustedes; por tratarse de la entrevista a Mons. Jorge E. Serpa, en la cual, este prelado y la Revista incurrieron en difamación mediante libelo. Lo cual les comuniqué entonces (2015) por e-mail de “Hablemos Press” y públicamente, en la página de esa agencia, solicitando, fundado en códigos de ética periodística, la rectificación o el derecho a réplica en la Revista. También lo envió al Sr. Arzobispo. Les declaro mi estima y que veo en ustedes a implicados por circunstancias ajenas: La mezquindad de un superior, o de varios. Que Dios los bendiga. Jaime Leygonier Fernández. 
Iglesia: Política “del avestruz” y de “la caja del gato” (II) 
“Que el Arzobispo de La Habana, Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, responda y solucione los problemas y peticiones que heredó de su predecesor y los que no atendió antes, como miembro de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba”.
En anterior traté de esa voluntad de los obispos, de no responder quejas ni corregir los males, sino dejarlos correr, política muy de espaldas a servir al rebaño.
¿Cuáles pueden ser las causas?
¡Ojalá significara el silencio de personas virtuosas que no se dejan arrastrar a discusiones! Pero ¿existen otras posibles explicaciones que las siguientes?:
La impunidad. El miedo a la verdad. La mala administración de lo temporal y el menosprecio por lo espiritual, propias de quienes gozan de un cargo sin trabajarlo. Debilidad: “el Rey Madero” del que abusan sus subordinados. Complicidad en las faltas.
Es experiencia que, casi siempre, cuando un superior consiente faltas es porque está desmoralizado por sus faltas propias, conocidas de sus subordinados: “Benevolencia de pecador”.
Pero si se nos ocurriera cualquier causa que justifique esa conducta en superiores religiosos, siempre sería imposible sin una falta de celo por la Casa de Dios.
Y en Cuba, toda autoridad es un objetivo de los servicios de inteligencia, para someterla a los intereses de la Dictadura, y toda autoridad en pecado…deviene esclava de esos servicios.
Viven un sentimiento de casta superior, aislada en sí misma, cuyos miembros esperan no ser cuestionados jamás, y no por sus méritos propios, sino exclusivamente por su pertenencia a la casta.
Se alaban unos a otros en misa y apoyan, aun al que delinque, cuando “alguien de afuera” los denuncia.
A raíz del robo a Jesús del Monte, escribí sobre la conveniencia de que, según precedente de la Iglesia católica en los E.E.U.U., en Cuba, los sacerdotes informen a los fieles sobre sus ingresos y gastos, supervisión que impediría malos manejos económicos.
Y un fraile, predicó en contra de mi propuesta, porque, dijo, por defectos humanos que pudiera tener algún sacerdote “los seleccionaron al entrar al seminario y allí les enseñaron buenos principios. Y ¿quién eres tú para pedir cuentas si a lo mejor ni aportas...?”
Al concluir, lo celebraron mucho Magaly Talavera, quien con conocimiento del párroco Formoso me había acosado diez meses, hasta mi expulsión como profesor de catecismo y una amiga de dicho párroco, quien recibía ayudas monetarias de él.
“¿Quién eres tú para pedir cuentas?” No somos nada, o, ¡cuidado!, por ese mismo personalismo hay laicos criados-amos de su amo. Usurpan el poder, le hacen el trabajo al cura, mandan en su nombre, hacen mucho daño espiritual y malversan. Ejemplo: la parroquia de La Medalla Milagrosa.
La Iglesia no es democrática, pero los clérigos no están cumpliendo las leyes establecidas por la jerarquía y que podrían evitar abusos del sistema jerárquico.
Desobedecen así a la autoridad de la Iglesia, hacen personal y arbitraria esa autoridad, y la democracia se manifiesta en que las iglesias se vacían.
Y no responden; porque saben que no tienen respuestas y que el público olvida rápido. Entierran sus suciedades. Los gatos lo hacen por limpios; estos pastores nunca limpian la caja de arena en que convirtieron a nuestra Santa Madre Iglesia.
Y cuando el mal olor estalla en la Prensa, la culpan de mala fe, en el extranjero, en Cuba, la prensa oficial no los toca y si la prensa independiente los señala, aplican “la política del avestruz”: Enterrar la cabeza en la arena cuando viene un peligro.
Es un mito, el avestruz, no hace esa estupidez. Queda para débiles que cierran los ojos, esperando que las cosas se arreglan solas, “monos sabios”: “Nada-veo”, “Nada-oigo” y “Nada-digo”; prepotentes que se creen por encima de toda crítica; y culpables con poder.
Insisto en que el Arzobispo de La Habana, Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, responda y solucione los problemas y peticiones que heredó de su predecesor Mons. Jaime Ortega y que, por tanto, le corresponden ahora, y los que no atendió antes, como miembro de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.
Que Mons. Jorge Enrique Serpa Pérez y “Palabra Nueva”, rectifiquen su difamación a “los 70” presos de conciencia que calumniaron de que “algunos eran presos comunes” o me otorguen derecho de réplica en esa revista del Arzobispado de La Habana, según principios de ética periodística.
La devolución de lo robado a Jesús del Monte. Que los padres pasionistas, no prediquen contra la inerrancia bíblica. Asambleas de fieles supervisen los ingresos y egresos de sus sacerdotes: Es criminal no hacerlo en este paraíso del lavado de dinero.
Pido transparencia, ¿la teme algún hombre honrado? Es criminal negarse a informar los ingresos y egresos de la Iglesia en este país de sistema ideal para el lavado de dinero y el chantaje estatal a autoridades religiosas y donantes.
¡Qué vergüenza ventilar en público lo que hace años pudieron solucionar en minutos, en su oficina o por teléfono!
Y si lo hubieran resuelto en privado: ¿No le vergüenza que un fiel tenga que pedirles ¡durante años! que hagan devolver lo robado y que un obispo no difame en la revista del Arzobispado?
¿Qué les pida en privado y en carta pública que investiguen una posible violación del secreto de confesión y no averigüen nada?
Si demandan crédito, no lo funden en sus “largas vestiduras” ni en girar cheques sin fondo contra los apóstoles y mártires de la Iglesia, proclamándose sus continuadores; tienen que depositar un mínimo personal en esa cuenta.
Si “endurecen los oídos” a las demandas justas de los “¿quién eres tú para pedir cuentas?” responderán ante el Dios Vivo, en el que, según la fe que muestran con estas obras, tal vez no creen.
*Periodista independiente cubano. Ha colaborado con la agencia de prensa independiente Hablemos Press y sus notas aparecen en distintos sitios de internet sobre temas cubano. E-mail: jaimeleygonier@gmail.com